¿Qué es DEKER?

Por: David Giménez (Great Canyon)

Marcos Deker es un conocido músico de la escena barcelonesa que puede presumir de haber formado parte, entre los años 2012 y 2015, del grupo Partido (excelente banda de Folk-Rock que abrió para artistas como Lucinda Williams, Damien Jurado, Mojave 3 entre otros) y de haber actuado en Dorian como guitarrista y corista, entre el 2015 y el 2017, en la etapa en que en la que estos grabaron y giraron presentando sus álbumes «Diez Años y Un Día» y «Diez Años en Un Día, Directo en Arenal Sound».

Con semejante experiencia sobre sus espaldas, poseedor de un excelente conocimiento acerca del Rock norteamericano de las últimas décadas, Marcos ha dado un paso firme hacia adelante al debutar como cantautor bajo el nombre artístico de DEKER, presentándose en sociedad con un arrebatador álbum titulado «A cámara lenta» (Rocket Music ,2020).
Producido por Marcos, en colaboración con Rafa Pons, David Molero y Dani Medina, grabado en Aclam Records por Ismael Salces (Rosalía, Joana Serrat, Kendrick Lamar), y mezclado / masterizado por Joan Berenguer. Con las colaboraciones de Lucas Masciano y el propio Rafa. 

«Yo ya estoy cansado / De hacerme viejo /
Sin saber qué somos tú y yo /
Te he traído un regalo / más que un recuerdo /
es gasolina y fuego / y que arda nuestra zona de confort».

DEKER – Gasolina y Fuego (A Cámara Lenta – 2020)

A través de las nueve canciones originales, DEKER desgrana estilos como el Rock de «A cámara lenta» (la canción), un tema que, por caprichos del destino, incluye frases que pudieran reflejar el tiempo que vivimos («…Confieso que no lo pude creer / Tras dos semanas sin saber / Nada de ti y ahora, por fin / tú estás en mi piel…»); el Folk-Pop de «Algo ha cambiado», dónde unos deliciosos arreglos de rhodes y hammond dibujan sutiles ambientes soleados; las deliciosas armonías vocales en los estribillos de «En los pies»; la fronteriza «Sol de Enero», cuyo sonido serpentea entre el Alternative Country y el Honky-Tonk, mientras la voz de Deker se desgarra en versos de innumerables lecturas («Sol de enero / entre tanta oscuridad / No eres fácil, / y eso es lo mejor de ti»). La balada «Gasolina y fuego» es otro momento álgido, un lamento inconformista a través del cual Deker expone tanto sus emociones como sus intenciones:  «Yo ya estoy cansado / De hacerme viejo / Sin saber qué somos tú y yo / Te he traído un regalo / más que un recuerdo / es gasolina y fuego / y que arda nuestra zona de confort».
Estamos pues, ante un debut arrebatador, una inmejorable carta de presentación que agradará por igual a aquellos que disfrutan de artistas como Ryan Adams, The Jayhawks, Quique González, LA y los mismos Partido. Deker ha venido para quedarse.

Por: David Giménez – Dear Great Canyon